Deprecated: Function set_magic_quotes_runtime() is deprecated in /home1/librodel/public_html/elfloridobyte/textpattern/lib/txplib_db.php on line 14
el florido byte: Arnold Newman : Un espía en mundos privados | alquitara
el florido byteTOP 100 WEBLOGS .
edición nimage : 21 : 07 : 2006
cuaderno de internet y cultura

‘La fotografía, como todos sabemos, no es en absoluto real, sino una ilusión de realidad en la que creamos nuestro propio mundo privado’.
Arnold Newman, 1918-2006.

Lo que hace al fotógrafo es el instinto visual, la mirada yendo al encuentro de sí misma en otra parte, la capacidad de congelar para el observador profano, una emoción en el tiempo fugaz.

Lo que surge en la foto suele ser adivinación, lectura de secretos o extraño vaticinio. Ruido de respiración en la boca de una cerradura. Newman tenía un rostro que parecía la fusión de los retratos de Umberto Eco y Fernando Savater, la sonrisa opulenta de los hedonistas y una habilidad única para conseguir que los tímidos o los prudentes le permitieran hacer su disparo.

Era un encantador de celebridades. Muchos no sabrán de quién hablamos, hasta ver cualquiera de las fotos de la última y más verdadera Marilyn, o ese maravilloso estudio de vejez que son Stieglitz de frente y O’Keeffe de perfil. O el Picasso con quebradero de cabeza, o el Jackson Pollock arrinconado contra una valla por sus propias latas de pintura, o al Ansel Adams de Carmel en el 76, acodado en una puerta, ataviado con mandil de matarife hasta los pies, en cuyo rostro lo que se descubre es la sonrisa irónica del propio Newman, de regreso. O Stravinsky estudiando una partitura en la eternidad del damero, o la soledad de Otto Frank en el anexo de Amsterdam, o la pose de siesta de Capote bajo su blanco sombrero, o Golda Meir en su despacho, con el peso de la responsabilidad hundiéndole los hombros, o ese posado de Franco al que dijo (contra todo pronóstico) sí.

Del delicado umbral que une o divorcia imaginación y documento, él parecía poseer la llave maestra. Siempre habrá otros ojos intentando flanquear el límite, pero cuando se pierde una mirada precisa—con bruma de mirar demasiado—prevalece el temor a que se haya llevado nestros mitos del otro lado. Se detiene el corazón, los ojos dicen basta, y quedan esos muertos en exceso vivos, mirándonos desde el papel, o tras el cristal de la memoria. Así.

relacionado : Legends Online : Arnold Newman.

8 de junio de 2006
comenta

'nombre', 'correo' y 'comentario' son campos requeridos.

nombre

correo

página web