Deprecated: Function set_magic_quotes_runtime() is deprecated in /home1/librodel/public_html/elfloridobyte/textpattern/lib/txplib_db.php on line 14
el florido byte: Emma en Angkor Wat | alquitara
el florido byteTOP 100 WEBLOGS .
edición nimage : 22 : 07 : 2006
cuaderno de internet y cultura

Todo lo que quería era que llegase la estación de las lluvias para llevarme a ver a los danzantes de Angkor Wat. Su sonrisa enmarcada por raíces trepadoras, su mano grácil diciendo adiós y en el mismo gesto ‘ven’ se grabaron, a gran resolución en el centro de mi mente. La buscamos día y noche los primeros días, me costó hacerme entender en inglés, las autoridades camboyanas lo ponen todo difícil por sistema y la embajada no ha mejorado las cosas, precisamente. No hay rastro de ella en hospitales. No volvió al hotel. La prensa se ha hecho eco de la noticia: ‘joven y brillante científica desaparece en Camboya, durante una visita a las ruinas de Angkor. Su marido permanece en el país a la espera de cualquier pista que pueda ayudar a esclarecer los hechos’. ¿Qué hechos? ¿Trata de blancas? ¿Robo? Una cámara digital, los documentos. Lo justo para los gastos del día. No le gustaba llevar dinero encima. ¿Quién lee en aquí revistas científicas? Marta viaja el miércoles, llega el viernes tras un via crucis demencial por seis aeropuertos y dos tormentas tropicales. No deja de llover.

¿No notaste nada extraño en ella antes de irte? ¿Iban bien las cosas entre vosotros?

Parecía muy cansada, olvidaba las cosas, confundió mi nombre un par de veces. El sábado alguien llama a mi habitación. En recepción me aseguran que lo imaginé.

Oxitocina a borbotones cuando buscaba su sexo con mi boca. Oxitocina en tromba hacia el cerebro cuando sus pezones quedaban atrapados entre mis dientes, entre el placer y el dolor. Oxitocina cuando se dejaba ir en un gemido debajo de mí. Oxitocina cuando nos reconocíamos entre la multitud, hora punta en Sol o en Callao.

Emma, Emma. Emma abriendo sus piernas largas, ofreciendo blancura, susurrando `’hazme olvidar los péptidos, mi amor’. ¿Péptidos? Te voy a dar péptidos a ti. Locos, sobre el sofá. Locos, arrastrándonos por la moqueta hasta la cama. Emma ronroneando ‘déjate hacer’, y yo entregándome, como no fui capaz de entregarme a nadie más. Sin temor. Sin reservas. Desarmado. Date la vuelta, quiero hacerte una cosa. Su lengua entre mis nalgas. Me masturbo llorando. El ventilador en el techo gira una y otra vez. Consigo que la angustia ceda apenas cuatro minutos, después me envuelve el aire pegando el vestido rojo a las curvas diáfanas de su cuerpo en Angkor Wat y los danzantes siembran mis sueños de imágenes terribles.

Nada le importaba en el mundo más que yo. Nada me importa en el mundo más que ella.

Lo único que preocupa a las autoridades camboyanas, hoy por hoy, es la gripe aviar.

Sigo aquí.

8 de julio de 2006
comenta

'nombre', 'correo' y 'comentario' son campos requeridos.

nombre

correo

página web